En este primer capítulo de las características del cáncer, vamos a hablar del artículo Douglas Hanahan y Rebert A Weingberg que salió publicado en el año 2000 y que fue el comienzo de una serie de artículos que iremos comentando en el blog.

Los autores hablaban que después de veinticinco años de avances rápidos, la investigación del cáncer había  revelado que es una enfermedad que implica cambios dinámicos en el genoma, descubriendo mutaciones que generan oncogenes y genes supresores de tumores, ambos identificados a través de alteraciones en células cancerígenas humanas y animales, y por su capacidad de provocar fenotipos de cáncer en modelos experimentales. Esto será clave 24 años después con el artículo «heterogenidad metabólica del cáncer» . En el artículo se anticipa un cambio en la investigación del cáncer hacia una ciencia más lógica, basada en un pequeño número de principios subyacentes que explican la transformación de células humanas normales en cánceres malignos, reflejando un proceso multietapa influenciado por alteraciones genéticas. Estas observaciones, junto con modelos de tumorigénesis transgénicos y el análisis de cánceres humanos, sugieren que el desarrollo tumoral es análogo a la evolución darwiniana, donde cambios genéticos sucesivos confieren ventajas de crecimiento, llevando a la conversión progresiva de células normales en células cancerosas.

Los autores describen seis alteraciones fisiológicas esenciales que las células adquieren durante el desarrollo del tumor, representando la ruptura de mecanismos de defensa anticancerígenos y siendo compartidas por la mayoría, si no todos, los tipos de tumores humanos. Estas capacidades incluyen:

  1. Autosuficiencia en las señales de crecimiento: Las células cancerosas tienen la capacidad de promover su propio crecimiento sin depender de señales externas.
  2. Insensibilidad a las señales inhibidoras del crecimiento: Ignoran las señales que normalmente detendrían su crecimiento.
  3. Evasión de la muerte celular programada (apoptosis): Evitan ser eliminadas por el proceso natural de muerte celular, permitiendo su supervivencia y proliferación.
  4. Potencial replicativo ilimitado: Pueden dividirse indefinidamente, superando el límite normal de divisiones celulares.
  5. Angiogénesis sostenida: Son capaces de inducir la formación de nuevos vasos sanguíneos para suministrar nutrientes y oxígeno, facilitando su crecimiento.
  6. Invasión y metástasis tisular: Tienen la habilidad de invadir tejidos adyacentes y formar nuevos tumores en lugares distantes del cuerpo.

Estas capacidades reflejan cómo el cáncer manipula la fisiología celular normal para su beneficio, subrayando la complejidad de esta enfermedad y la dificultad de su tratamiento.

A partir de este trabajo, iremos viendo las ideas y avances de los siguientes años y cómo el ejercicio podría ayudar en alguna situación junto con otras terapias. Por ese motivo me escucharás decir muchas veces, «Esto no es A ó B, es A+B*C». Para tratarlo, tenemos que intentar hacer todo lo posible por disminuir o detener en la medida de lo posible esos cambis de la fisiología celular y por ese motivo, la prevención es clave.

Referencias:

Hanahan, D., & Weinberg, R. A. (2000). The hallmarks of cancer. cell100(1), 57-70.